OPINIÓN VECINAL – Y AHORA, ¿QUÉ?

El pasado jueves 18 de diciembre de 2014, se celebró una asamblea, de la iniciativa Ganemos Getafe, que ha supuesto un punto en su proceso. Determinar si es un punto y seguido, un punto y aparte o un punto final está aún por ver. De momento no se ha convocado un nuevo encuentro. El suceso que ha llevado a esta situación, ha sido el proceso de decisión sobre la forma jurídica. Al no llegar a una fórmula de consenso, se procedió a una votación con el siguiente resultado: 27 votos a favor de Agrupación de electores; 45 votos a favor de Coalición electoral; y 3 abstenciones. Por lo tanto, no se ha podido tomar ninguna decisión puesto que ninguna de las alternativas ha conseguido alcanzar el 75% de los votos estipulado.
El primer aspecto que llama la atención es ¿participación sólo de 75 personas después de una media de  más de 100 personas por asamblea? Por supuesto, el resultado no es nada representativo ni del proceso, ni del sentir. Y aquí aparece el segundo aspecto que llama la atención, si supuestamente ante una toma de decisión se debería seguir hacia adelante con un peso menos, ¿qué ha pasado? ¿Por qué no es ése el sentir generalizado?
Aún sin una perspectiva de tiempo y sin pararme mucho a analizar, puesto que aún no he asimilado qué ha ocurrido, me atrevo a destacar una causa muy determinante en esta breve historia: ha sido imposible llegar a un objetivo común porque no partíamos de ningún objetivo común. Desde la primera convocatoria (14 de octubre) ya se percibía que la cosa iba mal porque las interpretaciones de lo ocurrido fueron demasiado dispares. Este hecho se ha repetido una asamblea tras otra. Sin entrar a valorar si estas diferencias en las visiones eran tales o si eran infundadas para crear confusión, el hecho es que no ha facilitado que se entendiese como una alternativa conjunta e ilusionante.
Personalmente he percibido que de forma general existían ganas sinceras de que la confluencia fuera una realidad. ¿Qué ha pasado entonces? Es imposible determinar una sola causa, o una lista concreta de varias, puesto que no hemos sido capaces de habilitar los espacios adecuados para que podamos expresarnos, debatir y reflexionar colectivamente. Aspectos, éstos, imprescindibles para poder entendernos y diseñar un camino y una meta que poder compartir.
¿Podría haber sido viable combinar las prisas que impone una fecha cerrada y el ritmo tranquilo necesario para la reflexión en el trabajo colectivo? Mi opinión es que sí, sólo es cuestión de actitud. Creo profundamente en que, tanto de forma individual como en grupo, las personas sólo avanzamos, aprendemos, crecemos, cuando entendemos, cuando nos lo creemos y cuando disfrutamos. Y precisamente son estas tres características las que, desde mi punto de vista, han carecido en el proyecto de Ganemos Getafe.
El entendimientono se ha producido porque, en un ambiente de no escucha, no puede darse. Porque si cada gesto, cada expresión, cada palabra y cada mirada la percibimos con desconfianza, no puede darse. Porque si lo diferente lo consideramos un ataque, no puede darse. Porque si no nos expresamos con sinceridad, no podemos pretender que el resto interprete aquello que nunca expresé. El entendimiento sólo puede darse en un ambiente de respeto y sinceridad, donde partamos del enfoque de que lo distinto es sólo eso, distinto. Y teníamos la suerte de que este espacio era muy rico en diversidad.
A la hora de creernosel proyecto, la idea, la utopía, se ha priorizado por el objetivo a corto plazo de querer llegar unas elecciones por el camino más sencillo. Y ese camino sólo puede recorrerse quitando piedras que molesten y cogiendo la línea recta del atajo conocido, el de siempre. Si todo el mundo no tiene la misma creencia, la misma fe, no podemos orientar los pasos hacia la misma dirección. Entonces, cuando vemos que alguien quiere coger un camino distinto, las voces del miedo a lo desconocido y de quienes no quieren perder la seguridad de llevar el control de lo que ocurre, empiezan a alzarse y a lanzar mensajes que oscurecen las alternativas, lo diferente, que inventan fantasmas y hacen creer que únicamente existe su camino y su verdad.
Por ello, si no entendemos lo que ocurre y si no podemos creer que existen más posibilidades, será imposible buscar soluciones que nos ayuden a ir superando los inconvenientes que van surgiendo. Y nos resultará dificilísimo crear nuevos caminos, nuevas formas, abrir la mente para seguir avanzando. Y esto nos hace caer en la desidia y la frustración. Y se empieza a desdibujar el objetivo, la meta. Esta situación no nos hace disfrutar. Y si no disfrutamos, no sacamos fuerzas para seguir caminando. Y si no disfrutamos, no podemos ver si avanzamos, sólo vemos que no llegamos.
Pero la buena noticia, es que otro factor que nos hace aprender es el análisis del error. Y en esta tarea es donde me encuentro, donde espero encontraros. Además de todo lo comentado, aspectos que tienen una solución fácil aunque trabajosa, el gran error al que hay que proponerle alternativas de superación es el del camino a elegir. El que hemos recorrido en estos meses se ha visto cortado por un precipicio insalvable, así que no nos queda otra que retroceder para volver a visualizar la situación de partida. Teniendo en cuenta que esa situación ya la observamos desde las gafas de la experiencia vivida. El retroceder nos da también la posibilidad de recoger a quienes se han ido cayendo por el camino, a quienes no han podido seguir el ritmo y a quienes no llegaron a empezar.
Con todas estas personas son con las que quiero crear. Nunca me he dejado llevar por el ritmo electoral, puesto que no considero que éste sea la solución. Por tanto, creo que seguimos estando en un momento especial para poder crecer como sociedad. Sigue siendo el momento de que establezcamos unas estructuras fuertes de participación activa donde nos empoderemos de la vida social, de forma que no sea necesario tener que entrar en el juego electoral porque el poder real esté en nuestras manos. Y, sinceramente, creo que es posible y además creo que es posible en un breve espacio de tiempo, porque, como dije antes, sólo es cuestión de actitud.
Violeta Paz

Getafe, 19 de Diciembre de 2014
Anuncios

¿Quieres comentar este artículo? Esperamos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s