OPINIÓN VECINAL– Entre todas podemos

Ya ha empezado la estrategia del miedo. Amenaza el “coco” Podemos y a falta de honestidad política, de programas electorales creíbles, de candidatos que inspiren confianza, de renovación, de ilusión… los partidos amenazados con quedarse sin el chollo han optado por sembrar el miedo: Chávez, Irán,  el contubernio judeo-masónico, ¡que vienen los “rojos”!…  Cualquier cosa antes de admitir que la razón del auge de Podemos está en el hartazgo que siente la población ante la desvergüenza y el expolio sistemático sufridos durante años. Antes de admitir que, al menos, con Podemos gozamos el beneficio de la duda.

Es verdad que no tienen experiencia a la hora de gobernar. Pero algo me dice que no todos los parientes, amigos y compromisos a los que se ha colocado a dedo en las diferentes administraciones y organismos públicos son “expertos” en sus diferentes cometidos. Ni siquiera nuestros sucesivos presidentes y ministros las han visto venir, a pesar de esos ejércitos de carísimos asesores.

Podemos no es la panacea. Su meteórica ascensión ha reunido a un grupo muy heterogéneo de personas y, pasada la euforia inicial, puede convertirse en un polvorín de posturas enfrentadas. La persona de Pablo Iglesias es Podemos y tal personalismo puede ser desastroso si la figura del líder sufre el más mínimo tropiezo. Si llegan al poder se van a encontrar una estructura mastodóntica de usos y costumbres fosilizadas cuya inercia será difícil detener en cuatro años…

Y todo ello sin contar las innumerables zancadillas, propias y ajenas, que encontrarán en el camino. Las ajenas ya se están viendo venir. Las propias, a veces también. Podemos no debe renunciar a integrar ninguna de sus corrientes internas; no debe endiosar carismas; no debe caer en la prepotencia del éxito fácil; no debe convertirse en la nueva “novia de España”.

Y, sobre todo, los ciudadanos no debemos hacerles cargar con nuestra propia responsabilidad. Debemos ser conscientes de que el cambio profundo que nuestro país necesita es cosa de todos. Delegar la soberanía nacional en unos representantes políticos no implica que ellos sean los amos.  Y les hemos dejado creerlo. Y han actuado como tales. Y nos ha resultado cómodo tener a quien echar la culpa, mientras sesteamos en el sofá con los pies sobre la mesa.

Debemos recordarles continuamente que están a nuestro servicio. Somos nosotros los que hemos de exigir mecanismos de control y transparencia en la gestión pública, en la que hemos de implicarnos y participar; los que hemos de promover un cambio radical en nuestros hábitos de consumo para debilitar el poder de las grandes corporaciones; los que hemos de crear una escala de valores éticos y de convivencia que primen el bien común y que transmitamos orgullosamente a nuestros hijos…

“Es que yo no entiendo de política” y nos encogemos de hombros. ¿ No entiendes de la pensión de tus padres, del colegio de tus hijos, del precio de tus compras, de tu salario? ¿Del estado de las aceras, del médico que te atiende, del horario de los autobuses, de la calidad de lo que comes? ¿De la convivencia con tu familia, de la seguridad de tus calles, de los programas de televisión, de cómo te trata tu jefe?

No valen excusas. Sean los que sean los que ganen las próximas elecciones no debemos dejarles el poder en exclusiva, a fondo perdido. Ni siquiera si es Podemos quien, finalmente, se lleva el gato al agua. Porque hay demasiado en juego. En realidad, porque todo está en juego. Sin miedo.
Áfrika, vecina de Getafe
Anuncios

¿Quieres comentar este artículo? Esperamos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s